La tecnología LED ha llegado para quedarse. Cuando algo nuevo llega a nuestras vidas, se propaga mucha desinformación que nos hace dudar. Hoy vamos a derribar algunos mitos sobre los focos LED.

¡Uy, no!, son carísimos (falso)
Si lo comparamos con una lámpara incandescente convencional, por supuesto que resulta más costoso. Sin embargo, el beneficio que brinda al bolsillo no se compara con el del foco tradicional. Un foco LED nos proporciona un ahorro de entre el 80 y 90 % de energía, lo que supone una disminución considerable mes con mes en el recibo de luz. Eso sin tomar en cuenta que un foco LED dura 20 veces más que un foco habitual. En promedio ¡50.000 horas!

No iluminan bien (falso)
Sí, es verdad que los primeros focos LED proporcionaban luz azulada y fría, hoy día eso no sucede. Ya que podemos encontrarlos en una amplia gama de colores y tonalidades. Además de que existen los LED duales, los cuales puedes cambiar su tonalidad de cálida a fría y viceversa.

Son eternos (falso)
Así como surgen mitos negativos, también los hay positivos. Ahora bien, el hecho de que duren más tiempo que cualquier foco tradicional no los hace inmortales, por así decirlo. Cómo todo, necesitan mantenimiento y cuidados adecuados. Hay que recordar que cualquier fuente de luz, incluido el sol, con el paso del tiempo, poco a poco va atenuando su luminosidad. Esta es la señal de que ha llegado el momento de cambiar tu foco LED.

Uno de muchos vatios para que alumbre bien (falso)
Anteriormente, cuando solo teníamos al alcance los focos convencionales, era común que entre más vatios tenían iluminaban más, pero también gastaban más energía y ni hablar del calor que producían. Hoy día, los focos LED no los medimos en vatios sino en lúmenes. Debemos recordar que los focos LED utilizan menor potencia para producir la misma cantidad de lúmenes que un foco convencional. Al adquirir LED, no busques vatios, busca lúmenes.

No generan calor (falso)
Cómo toda fuente de luz, producen calor, pero a comparación de la bombilla incandescente este es mínimo además de que no irradian calor infrarrojo, ni emiten radiación UV.

No son aptos para climas fríos (falso)
Contrario a lo que se cree. Los focos LED pueden ser más eficientes y tener una vida útil más extensa en climas fríos. Por lo que son ideales para exteriores, refrigeradores y zonas muy frías.

No se pueden regular (falso)
Con el tiempo, los fabricantes mejoran sus productos y las funciones de estos. Por lo que cada vez son más los LED que pueden regularse.

Pregunta a tu asesor confiable por los modelos regulables.
La tecnología LED ya está aquí. Conócela y disfruta de sus beneficios sin miedo.

Deja un comentario